EL “DERECHO AL ARREPENTIMIENTO DIGITAL” NO ES EL “DERECHO AL OLVIDO”

EL “DERECHO AL ARREPENTIMIENTO DIGITAL”
NO ES EL “DERECHO AL OLVIDO”

  • INTERNET Y LOS NUEVOS DERECHOS DIGITALES

Es obvio y nada original afirmar que el Derecho siempre va por detrás de la realidad. La revolución que ha supuesto y supone Internet en muchos ámbitos de la vida cotidiana de los ciudadanos requiere, o bien la creación de nuevos derechos digitales, o la reformulación y adaptación de los derechos existentes.

Así por ejemplo, la legislación de consumidores ha reconocido el Derecho de Desistimiento, que viene originado por la realidad de la venta a distancia que hasta hace unos años no era habitual. Este derecho, como dice la ley comprende: “la facultad del consumidor y usuario de dejar sin efecto el contrato celebrado, notificándoselo así a la otra parte contratante en el plazo establecido para el ejercicio de ese derecho, sin necesidad de justificar su decisión y sin penalización de ninguna clase”.

Dicho lo anterior parece evidente que en la era de Internet, tal y como hemos señalado, son necesarios nuevos derechos digitales y en lo que aquí queremos tratar, éstos deben proteger en todo momento la privacidad de los ciudadanos y otorgarles el poder absoluto de disposición sobre sus datos de carácter personal.

Seguidamente esbozaremos de forma muy breve los contortos del llamado Derecho al Olvido y del Derecho al Arrepentimiento Digital.

 

Por todos es de sobra conocido que la opinión pública ha comenzado a tener en mente el llamado Derecho al Olvido desde el pronunciamiento de TJUE en relación con el conocido caso Google. Así véase:

http://es.wikipedia.org/wiki/Derecho_al_olvido

A fecha de hoy, el contenido de este derecho es limitado ya que se trata del ejercicio del derecho de cancelación y/u oposición al tratamiento de los datos personales. En nuestra opinión, este derecho deberá ser dotado de un mayor alcance jurídico por cuanto, la agregación de contenidos relativos a una persona física sin su consentimiento proporciona una imagen y/o perfil digital que como se ha dicho: “al final somos lo que Google dice de nosotros”.

La gran diferencia entre el Derecho al Olvido y el Derecho al Arrepentimiento Digital radica en que; el primero se refiere a informaciones, comentarios, opiniones .. vertidas por terceras personas y referidas al titular de los datos, mientras que el segundo, hace referencia al poder de disposición por parte de los individuos sobre cualquier información, imagen, comentario, opinión… que voluntariamente hayan, como se dice, “subido” a internet.

Con otras palabras, el Derecho al Olvido se ejercitaría respecto de terceros y el Derecho al Arrepentimiento Digital se ejercitaría en relación con nuestro Patrimonio Digital.

EL “DERECHO AL ARREPENTIMIENTO DIGITAL” NO ES EL “DERECHO AL OLVIDO”

 

  • DERECHO AL ARREPENTIMIENTO DIGITAL

Si bien el Derecho al Olvido no parece tener antecedentes en nuestro ordenamiento jurídico, (aunque ya hemos expuesto en otros foros que pudiera entenderse que tendría fundamento en el 24.2 de la Constitución Española, que no establece como tal un Derecho a Olvidarse, pero si recoge un derecho fundamental “a no declarar contra sí mismos, y a no confesarse culpable”, que en la práctica del Derecho Penal se traduce en el derecho del imputado “a no acordarse” o “a olvidarse” intencionadamente)el Derecho al Arrepentimiento Digital sí encuentra claros “primos hermanos”, o mejor dicho, “derechos hermanos” en nuestra legislación. (Véase también en relación con el Derecho al Arrepentimiento Digital http://www.lawyerpress.com/news/2014_10/2710_14_005.html ).

Por un lado, está el mencionado Derecho de Desistimiento de los consumidores y por otro, nos encontramos el Derecho Moral del Autor que establece expresamente que éste: ya sea por cambios morales o de convicción, puede retirar la obra del comercio siendo este derecho irrenunciable e inalienable, dicho es en “roman paladino”, lo podrá ejercitar siempre, incluso aunque haya firmado y/o afirmado que no lo hará nunca y además, no lo puede trasferir a nadie para que decida sobre el ejercicio del mismo.

Para concluir podríamos decir que, el Derecho al Olvido en relación con “informaciones” terceros y el Derecho al Arrepentimiento Digital en relación con nuestro Patrimonio Digital, se configurarían como las herramientas jurídicas para hacer realidad ese pensamiento, que a veces nos ronda la cabeza, y que verbalizado no sería más que: quiero borrarme de internet, no quiero estar en google, quiero eliminar mis datos personales de internet  o quiero el anonimato digital …, que en su eficacia final y conjunta nos llevaría, teóricamente, a poder realizar lo que hemos denominado el “suicidio digital”.

http://i-olvido.com/es-posible-el-suicidio-digital/

Comparte esto:

Comentarios ( 1 )

Deja un Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Te Llamamos Gratis

i-olvido

×
Top